Internet en Ecuador

Una bitácora de los avances de los medios on line, pero también de sus limitaciones, chismes y novedades o noticias del sector...

6/01/2004

Metrosexuales on line ¿y qué?

El mayor referente en el mundo es sin duda el futbolista británico David Beckham. Lo que él se inventa muchos lo siguen fielmente: pintarse las uñas de rosa, teñirse el cabello, recogérselo con diademas, en colas o lucirlo en trencitas.

¿Gay? No. Metrosexual. Aunque él confiese todo este tipo de cuidados extraños para muchos hombres, Beckham, el esposo de la ex Spice Girl, Victoria, sigue haciendo suspirar a mujeres de todo el planeta, sin renunciar a su masculinidad.

Lo mismo se dice del actor Brad Pitt, del músico Justin Timberlake, del tenista André Agassi, Bill Clinton. Pocos se atreven, sin embargo, a declararlo. La mayoría prefiere no prestarse a las "dudas", pero la explosión de este nuevo estilo de vida es indudable.

En Ecuador, por ejemplo, ya se acabó el stock de la línea cosmética masculina denominada "polvo bronceador", recientemente lanzada en el almacén Las Fragancias del Centro Comercial El Jardín, en Quito.

Este producto similar al que usan las mujeres para maquillarse sirve en el caso de los hombres para dar uniformidad a su bronceado.

"Son simples formas de mejorar los rasgos masculinos", dice la administradora del local y cita algunas otras estrategias: cremas hidratantes, gel de ducha, antiojeras, delineador de ojos, brillo labial… "No es un pintalabios", aclara. "Es un producto para evitar la resequedad de la boca", y para que otros no se escandalicen recuerda cómo muchos hombres usan vaselina, la llevan guardada en su bolsillo y no temen que duden de su masculinidad.

¿Simple vanidad?
María Salzman, directiva de una de las agencias publicitarias más importantes del mundo, Euro Rscg Worldwide, va más allá para describir esta tendencia: "Mientras en el Siglo XX las mujeres se batieron para obtener la igualdad con respecto a los hombres; en este nuevo siglo, los varones están encontrando el coraje para explorar la feminidad sin miedo a perder su cualidad de hombres".

Lo cierto es que, por lo menos en Ecuador, cada mes existe un mayor número de clientes que acuden a locales de El Jardín, El Bosque (Quito), Policentro, San Martín (Guayaquil) y no temen hacer su pedido.

Jean Paul Gaultier, conocida desde 1995 por su perfume para hombres Le Male y los diseños vanguardistas en su división de haute couture, es la firma de la nueva línea de cosmética masculina. La firma llegó al país hace apenas tres meses y hoy, por lo menos, tres hombres por día llegan interesados con algún tipo de inquietud.

Uno de los productos que más salida tiene es un marcador alisador para el cuidado de la uñas. "Los hombres saben que a las mujeres nos gusta ver las manos bien cuidadas", dice una de las empleadas. "Y a nosotras nos gustan los hombres vanidosos". La vanidad tiene su costo. Desde los 40 dólares del brillo labial; hasta 70 de la crema hidratante. En realidad, un 'metro' estadounidense suele gastar en su apariencia unos dos mil dólares en un mes.

Metro vs. homosexual

Metrosexual, de acuerdo a estos antecedentes, nada tiene que ver con "homosexual". "Metro" se utiliza para definir el lado de un comportamiento social del varón, profesional, liberal con dinero, narcisista, aficionado al gimnasio, a las cremas y los cortes de pelo caros. Mientras que el término "sexual" reivindica su parte femenina, que ni rechazan, ni quieren ocultar.

Según la investigadora de mercado Mintel Group, en el 2004, los metrosexuales gastarán 8.000 millones de dólares al rededor del mundo en cremas, zapatos, líneas de maquillaje masculino y tratamientos, de los 220 millones que se gastan anualmente en cosméticos en general. Parece poco, pero el mercado "metrosexual" creció a razón del 300% en la última década.

"Salidos del clóset o no, los metrosexuales van en aumento", concluyen las investigaciones. Y no tienen límites. El "auténtico metrosexual" no se conforma con el cuidado en base a geles, polvo bronceador o brillo labial. Su preocupación se convierte en todo un estilo de vida que abarca tipo de alimentación, gimnasia, cuidados de la casa, bares.
¿No lo cree?
El blog "Soy metrosexual y qué" da una clara muestra de ello.
¿Obsesión o vanidad?