Internet en Ecuador

Una bitácora de los avances de los medios on line, pero también de sus limitaciones, chismes y novedades o noticias del sector...

5/16/2004

Solón Espinosa tiene cáncer y no se queja

Por Christian Espinosa B.


"Saber que uno tiene cáncer es un infierno que acaba con la tranquilidad del
paciente y de su entorno familiar en todo sentido. Porque esta enfermedad sabe
cómo empieza pero no se sabe cuándo ni cómo termina Realmente que deja huellas… ".

En mi caso, naturalmente que fue duro y uno empieza por cuestionarse… ¿Por qué a mí? Pero después uno termina por aceptar… ¿y por qué no?
Yo doy gracias a Dios por la fuerza interior que uno no sabe cómo llega y que a mí me ha permitido sobrellevar los problemas y mirar la vida de otra manera. Le doy las gracias a Dios por lo que me ha dado para poder entender mejor lo que es un amanecer, lo que es volver a ver a los amigos, a la familia.
Por aceptar la vida que es tan maravillosa. Y vivirla, vivirla todos los días. Y evitar esos pequeños problemas que a veces nos amargan nuestra existencia y que no tienen sentido.
Porque cuando recién me dio esta enfermedad yo tenía 31 años, apenas dos de casado y una hija. El diagnóstico fue en EE.UU.

Me dieron pocos años de vida…

Ahora a los 71 años tengo ya muchos nietos, el poder haber vivido con mi familia, el haber visto crecer a mis cuatro hijos y seguir con mi querida esposa. Es ella la que más lleva esta carga. Porque uno a la final va anestesiado a cirugía mientras ella se queda afuera cuatro horas esperando "a ver qué pasa", con el pensamiento después de cada chequeo de si ha habido o no una recurrencia de la enfermedad.
En realidad, yo pensé que ya no la iba a tener. Pero en el año 1996, por pura coincidencia, me detectaron un cáncer al riñón y me sacaron el riñón. A los cuatro años siguientes, durante otro chequeo, me encontraron un nuevo nódulo y me abrieron el pulmón. Por fin, el 26 de mayo último de este año me sacaron la vesícula por otro tumor. Así es que yo he completado 15 cirugías.
Dios me ha probado. Pero también me ha permitido curarme y tener la oportunidad de seguir viviendo y sobre todo de seguir sirviendo. ¿Cómo? A través del hospital de la Sociedad de Lucha Contra el Cáncer (SOLCA).
En el año 1979 me eligieron Presidente. Y después de 27 años consecutivos de esta labor han tenido la gentileza de nuevamente elegirme en el 2004 para los próximos dos años.
Haber recibido la confianza del consejo directivo después de tantos años constituye para mí un compromiso. Una tremenda responsabilidad que nace de la voluntad.
Todo el consejo directivo trabaja en SOLCA como voluntarios. Los ingresos son para reponer equipos, mantener una buena atención a los pacientes y mantener al personal.
Esa fue nuestra filosofía desde 1954 cuando nació SOLCA: construir un hospital de 5 estrellas para pobres donde también puedan curarse los ricos. Porque "los 5 estrellas" para ricos no permiten la entrada para pobres.

Es fácil desmoronarse

Es que una cosa es tratar de entender a un paciente canceroso y otra cosa es pasarlo.Te someten a tratamientos tan costosos y agresivos para poder curarte y de repente vienen las recaídas.
Gente que se somete a estos tratamientos con una fe, con una esperanza de curarse y después del tiempo si no ha habido el resultado que esperaban ¡cómo se desmoronan!
El cáncer es la segunda razón de muerte en el país después de enfermedades del corazón. Pero no es una sola enfermedad. Hay 100 tipos de cáncer: son células que comienzan a multiplicarse sin razón y que puedan formar un tumor que si no se lo trata puede causar la muerte. Y que nos puede sorprender a cualquiera de nosotros el rato menos pensando.
En Ecuador la mayor incidencia está dada por cáncer de seno y mama. En hombres próstata y estómago. En la medida que el paciente tenga la enfermedad más avanzada, hay que aceptar que tiene menos posibilidades de curarse. Que los vamos a ayudar, lo vamos a ayudar pero lo ideal es que se lo detecte oportunamente porque ahí hay muchas oportunidades de una cura.
Yo ingresé como voluntario hace 27 años y sigo como voluntario. Ahora se puede entender la razón. Y es que creo que lo poco que hago yo aquí no compensa aún lo que he recibido: el poder estar con vida…

SOBRE ESTE TEMA ((publicado en el portal de INTERACTIVE)
EN NUMEROS
LA HISTORIA DE SOLCA
VIVIR CON ALIVIO









border="0" alt="Google">













Web


www.interactive.net.ec