Internet en Ecuador

Una bitácora de los avances de los medios on line, pero también de sus limitaciones, chismes y novedades o noticias del sector...

5/26/2004

¿Quién jodió al país?: "queremos un país diferente"

""Nosotros lo que hemos visto es que hay un descrédito profundo sobre el tema de lo político. Pero el problema es que "como no me interesa" nunca llego a entrar allá y, en definitiva, sigue reciclándose esa misma gente que sigue tomando decisiones que te siguen afectando a ti directamente"


Por Christian Espinosa B.
(escrito para el portal de WWW.INTERACTIVE.NET.EC)


-
¿Cómo hace Ruptura 25 para hacer
política sin caer en el desprestigio de
nuestra política?


Lo más complicado, en realidad, ha sido
cómo hacerlo en un mundo acostumbrado a
ver la política durante 25 años
de forma encasillada. Uno dice "político"
y entonces se piensa en un partido o en "ya
se va a lanzar a candidato en seis meses".
Ya no tenemos de lo político una comprensión
que no sea esa.

Lo que nosotros tratamos todos los días
es decir lo político también puede
ser otra cosa, que también hay otros espacios
que nos sea aprobar una ley porque la política
no está encerrada en el Congreso. Ese ha
sido un primer paso importante.


-
¿Ahora, cómo ser diferentes?


Eso se va construyendo sobre la marcha y hay muchas
señales que se van permitiendo al resto
evaluarse como diferentes. Esa diferencia radica
en que las cosas que creemos son principios que
vivimos. Tener una coherencia, un compromiso.
No creemos, por ejemplo, en esos liderazgos personales
ni impulsamos a "fulanito de tal" para
que arme su partido y lo maneje 50 años.
Nosotros creemos que el país necesita un
proyecto colectivo en el que muchas otras personas
tengan cabida.


-
El riesgo, sin embargo, es justamente caer en
el error de estar por encima de otros grupos o
gente con opinión distinta. ¿Cuál
fue, en esto, el "choque" que tuvieron
con el articulista de El Universo, Roberto Aguilar,
por una de estas críticas?


Hicimos una aclaración a su punto de vista.
Nosotros decíamos que a la política
hay que dotarle de contenido ético y el
entendimiento de eso fue casi, casi que nosotros
estábamos poniéndonos en una situación
de moral superior. Nosotros no hablamos desde
la verdad. Rechazamos eso. El planteamiento de
fondo es que creemos que la política puede
tener un contenido ético. Responsabilidades.
Ciertos principios que te pueden decir hasta donde
puedes llegar.


En
cualquier caso, lo que Roberto nos dijo nos ayudó
a reflexionar mucho sobre nuestra relación
con los medios de comunicación.


-
Si alguien desea ser parte del Grupo, qué
debe hacer: ¿se necesita algún requisito?


Este es un proceso de construcción y un
principio importantísimo es que la gente
pueda sentirse sumada a esa construcción.
No es que hay un proyecto terminado o decidido
y que tiene la receta para el país: eso
sería repetir las cosas de que nos hemos
quejado cuando hay cuatro gatos que programan
el país con un whisky en la mano. Así
no va.


La
idea es, a través del diálogo, del
trabajo conjunto y del debate, cómo podemos
ir todos construyendo un proyecto en donde realmente
cada uno se vea reflejado.


-
¿Cómo ser parte de ese proyecto?


Estamos haciendo reuniones en diferentes lugares,
nuestro medio de comunicación es el Internet,
escribiendo al e-mail preguntas@ruptura25.org.


Desde
ahí vamos alimentando una base de datos
por provincias. Luego nos comunicamos a través
de esta vía y nos reunimos en diferentes
ciudades. La siguiente reunión es en Quito
este 26 de enero.


-
¿Cuál es su evaluación del
nivel de participación?


Un día en una radio un señor nos
llamó y nos contó que había
llevado a su casa una de las fotos postales que
nosotros hicimos de Bucaram presentado su disco
"el loco que ama": "Llevé
la foto a mi casa -recordaba- y conversé
en el almuerzo con mis hijos. Ellos tienen 10
años y no sabían quién era
Bucaram pero yo no me había dado cuenta
que en ocho años más, Bucaram podría
estar pidiéndoles el voto y que ellos a
lo mejor votaban por él porque no sabían
quién era".


Estas
es una apropiación que va mucho más
allá de lo que nosotros centralicemos como
participación.


-
De todas formas qué tanto se ha unido la
gente…


Nosotros no convocamos para que se sumen. Solamente
tenemos una dirección para avisar donde
son las reuniones. Y sin haber hecho una convocatoria
amplia o abierto inscripciones, hemos tenidos
600 e-mails en dos meses. Esto sí es un
motivo para decir que estamos reencontrándonos
y que somos mucho más de lo que creemos
ser quienes queremos un país diferente.
Gente que llega para aportar con su trabajo duro,
que sacrifica el fin de semana, convencida de
que el país se lo merece y no criticando
todo para luego decir "vámonos a vivir
a otro lado".


-
¿No hay apatía en los jóvenes?
¿Cuál es su percepción desde
su aparición en septiembre? ¿La
gente quiere involucrarse?


Nosotros lo que hemos visto es que hay un descrédito
profundo sobre el tema de lo político.
Se lo rechaza como aquello que ve uno en la tele
o en los periódicos, como un ejercicio
irresponsable y que no va más allá
de intereses particulares.


Si
eso es lo político entonces no me interesa,
es la percepción. Pero el problema es que
"como no me interesa" nunca llego a
entrar allá y, en definitiva, sigue reciclándose
esa misma gente que sigue tomando decisiones que
te siguen afectando a ti directamente.


-
Cuál es la salida de Ruptura…


El punto de quiebre de ruptura es que no puedes
dejar que eso suceda, y tienes que, de una u otra
manera, golpear ese espacio para cambiar la situación
que estamos viviendo.


Esto
no es cuestión de "Un solo de toque",
como decía Bucaram. Es un proceso que puede
tardar años para cambiar la forma como
se hace política en el país. Es
más yo no sé si eso nos toque a
la generación que ahora estamos asumiendo
este reto.


Nuestro
interés es aportar para que camine ese
proceso de construcción de un país
distinto y de un ejercicio de la política
distinto.


-
¿En el balance que es lo que sí
han logrado provocar?


Sin lugar a dudas, una necesidad de analizar lo
que ha sucedido en el país. Y de que se
vea que sí es factible cambiar. Si bien
nosotros preguntamos quién jodió
al país, eso no significa que nos hemos
quedado sin esperanza.


Justamente,
lo ocurrido en las dos últimas semanas
en las Cortes es una muestra de que el proceso
es mucho más profundo y complejo. Empezamos
planteando una reflexión al país
desde un espacio público en una plaza determinada
sin llamar a rueda de prensa alguna para hacer
el lanzamiento de las fotos. Nos jugamos a construir
ese espacio y se logró un hecho político.
Pero no es suficiente.


Lo
político sigue ejerciéndose de forma
irresponsable y es ahí cuando te das cuenta
cada vez que hay más razones para seguir
en esto. Lo que necesitamos es una base profunda
donde existan personas que crean efectivamente
que hay que dar estos pasos.


-
Finalmente, qué pide Ruptura 25 para el
2005


200 pares de manos, días de 50 horas, tres
páginas web y bastante bebida energizante.